Noticias

La planta de fabricación de Baxter en Sabiñánigo recibe el premio Trane “Energy Efficiency Leader Award”

Sabiñánigo, 24 de septiembre de 2012 – En reconocimiento a sus esfuerzos de protección del medio ambiente y a su compromiso con la optimización del rendimiento y la sostenibilidad, Trane, proveedor líder del mercado internacional de sistemas y servicios de confort de interiores y marca de Ingersoll Rand, ha hecho entrega a Baxter del premio “Energy Efficiency Leader Award.”

La compañía ha culminado un proyecto de ahorro energético cuyas medidas de modernización de infraestructuras han conseguido reducir el nivel de consumo energético de su planta de fabricación española en una media del 35 por ciento al año. Los sistemas y soluciones de eficiencia energética han permitido, además, que la planta haya logrado recortar su nivel anual de emisiones de carbono en aproximadamente 450.000 kilogramos de dióxido de carbono (CO2). Esto equivale a plantar 2.260 árboles al año.
 
“La protección del medio ambiente ha sido para Baxter un asunto de importancia esencial durante más de tres décadas”, dijo Santiago Castán, director general de la planta. “Para 2015 tenemos el firme compromiso de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de nuestras operaciones en un 45 por ciento (según ingresos) con respecto a 2005. La planta de Sabiñánigo se hace eco de este compromiso corporativo y por eso los proyectos de modernización de sistemas selectos forman parte de varias iniciativas de eficiencia energética llevadas a cabo en los últimos años.”

Baxter empezó a aplicar medidas de mejora estructural en su planta española a principios de 2010 con el fin de atender las deficiencias de infraestructuras obsoletas y para resolver problemas relacionados con el rendimiento de cargas, las grandes cantidades de residuos energéticos y la necesidad de reconvertir el refrigerante R22.

Los esfuerzos de modernización finalizaron en agosto de 2011 e incluyeron la sustitución de enfriadoras anticuadas por nuevas unidades más eficientes desde el punto de vista del consumo energético, así como la "reingenierización" del sistema de distribución de agua enfriada con el fin de mejorar el perfil de carga y de garantizar la máxima precisión del control de temperatura.